Nuestro equipo editorial cuenta con el apoyo de los lectores. Entre otras cosas, enlazamos con tiendas online seleccionadas y socios de los que podemos recibir una remuneración. Más información.

¿Qué velocidad tiene un kayak? Esta pregunta suele venir de remadores que están planeando un viaje más largo.

Para ello es importante saber cuál es la velocidad media con el kayak.

Con la ayuda de este valor, la distancia total puede dividirse en rutas individuales.

La distancia diaria está determinada por la velocidad media. Sin embargo, la velocidad máxima y la velocidad media que se puede alcanzar con un kayak dependen de muchos factores, pero ¿qué valores son realistas para el kayakista medio?

O bien: ¿Qué velocidad tiene un kayak?

El piragüista medio con cierta experiencia y una forma física moderada alcanza una velocidad media de 5 kilómetros por hora.

Numerosos factores como la técnica de remo, la fuerza, la resistencia, el oleaje, la velocidad del viento, la velocidad de la corriente, la carga, la longitud y la construcción del kayak influyen en la velocidad media.

Los remeros experimentados también pueden alcanzar velocidades medias de 6 a 7 kilómetros por hora con un kayak largo.

Con la ayuda de estos valores, un viaje en kayak de varios días puede dividirse en tramos individuales, pero ¿cuál es la velocidad máxima a la que se puede viajar en kayak? De hecho, hay récords en el Libro Guinness de los Récords. En 2013, el atleta de resistencia Brandon Nelson recorrió la increíble cifra de 244,4 kilómetros en un solo día.

Logró una velocidad media de más de 10 kilómetros por hora, y eso durante 24 horas. La velocidad media también incluye las tres veces que Nelson se cayó al agua durante el intento de récord.

La velocidad máxima teórica con un kayak

La mayor velocidad posible que se puede alcanzar según la teoría viene determinada por la longitud del kayak y se denomina velocidad del casco. El valor (en km/h) se calcula con la siguiente fórmula: Raíz cuadrada de la longitud del kayak multiplicada por el factor 4,5.

Con una línea de flotación de 4 metros, la velocidad máxima posible es de 9 km/h. En cambio, con un kayak de 5,5 metros se puede alcanzar un máximo de 10,55 km/h. Debemos tener en cuenta que con un kayak de cuatro metros, la velocidad del casco es definitivamente una limitación.

Los remeros experimentados pueden alcanzarlos y son frenados en consecuencia. En el caso de un kayak de 5,5 metros, sólo algunos kayakistas realmente bien entrenados y experimentados se acercan a la velocidad máxima de 10,55 km/h.

La conexión entre la velocidad del kayak y el material

La aceleración es mucho más fácil con los barcos ligeros. Su bajo peso hace que los kayaks reaccionen con rapidez y sean, en general, muy ágiles en el agua. Sin embargo, las características de conducción también están más influenciadas por el viento, lo que puede provocar desviaciones.

En general, los kayaks fabricados con materiales ligeros como la fibra de vidrio, el kevlar o el carbono son más rápidos que los de PE, que son especialmente populares entre los principiantes y también porque son muy robustos.

Por lo tanto, si se pretende alcanzar altas velocidades o se desea realizar largos recorridos, es mejor optar por un material de kayak de alta calidad que no sea demasiado pesado al mismo tiempo.

Los kayaks sólidos de fibra de vidrio y similares cuestan un poco más, pero también son mucho más rápidos. Una regla general es que, en comparación con un kayak de PE, los modelos de PRFV, Kelvlar o carbono son 1 km/h más rápidos.

Sin embargo, la ventaja de los kayaks de polietileno es que estas embarcaciones perdonan alguna que otra colisión gracias a su robusta construcción. Volvamos a la diferencia de velocidad. El valor de 1 km/h no parece mucho a primera vista. Si se pronuncia la diferencia en la forma completa, ya se obtiene un kilómetro por hora.

Si remas un kilómetro más cada hora con el mismo esfuerzo, llegarás a tu destino mucho más rápido. Con cinco horas de remo al día, eso marca rápidamente la diferencia entre dos campamentos. También se beneficia de la velocidad extra en contracorriente.

Con una contracorriente de 2 km/h, recorrerás dos kilómetros por hora a una velocidad media de 4 km/h en un kayak de PE. Con un kayak más ligero, en cambio, serían tres kilómetros, ya un 50% más.

Este pequeño ejemplo de cálculo muestra claramente que no se pueden descuidar las corrientes en la planificación de los recorridos. Además de la velocidad del flujo del agua, el viento también juega un papel importante. No hay ningún problema con velocidades de viento de 20 km/h o menos.

Sin embargo, para los principiantes, el progreso puede ser difícil con un viento en contra de 40 km/h (fuerza del viento 5 a 6). Por lo tanto, mirar la previsión meteorológica también debería formar parte de la preparación. En aguas abiertas, el oleaje también influye de forma natural en la velocidad media y máxima.

¿Qué significa esto para los kilómetros diarios?

Para la planificación del viaje, es importante determinar cuántos kilómetros diarios se pueden recorrer. Al dividir una ruta total en recorridos diarios individuales, la estimación de la velocidad media es, por tanto, muy importante.

Para el kayakista medio que ya ha realizado algunos recorridos, se aplica una velocidad media de 5 kilómetros por hora. Por lo tanto, por regla general, cabe esperar entre 10 y 20 kilómetros diarios.

Para los remeros en forma que tienen una buena técnica de remo y están equipados con un kayak largo, el verdadero límite máximo puede ser fácilmente el doble o el triple.

Por supuesto, no hay que acercarse a los 244 kilómetros que recorrió Brandon Nelson en su intento de récord mundial. Sin embargo, la distancia recorrida por Nelson es una buena señal para ver lo que es posible.

A la hora de planificar la ruta del día, la velocidad de la corriente, la fuerza del viento y el oleaje desempeñan un papel importante. También hay que tener en cuenta la disponibilidad de áreas de descanso.

Si hay un camping cada tres kilómetros a lo largo de la ruta, se requiere menos planificación que si hay que elegir entre dos áreas de descanso a las que sólo se puede llegar a través de un desvío de la ruta.

No lo olvides: Puntos de transferencia y transporte terrestre

No hay que descuidar las numerosas pequeñas tareas en la planificación del tiempo. Si vas a navegar en kayak con una tienda de campaña, siempre tienes que dejar pasar unos minutos para montarla y desmontarla.

Entrar y salir del área de descanso y comprar provisiones también lleva tiempo. Tampoco hay que descuidar el coste del transporte terrestre. Los puntos de transferencia no sólo son agotadores, sino que también hay que tener en cuenta el tiempo.

En los deportes acuáticos, siempre hay que tener en cuenta el clima. Al fin y al cabo, es un deporte al aire libre que siempre depende del viento y del tiempo. Especialmente cerca de las montañas, el tiempo puede cambiar en unos momentos. Lo que hace un momento era sol puede convertirse en un fuerte aguacero unos minutos después.

Por supuesto, no es necesario pintar el diablo en la pared a la hora de planificar. Es mucho más aconsejable planificar dos días de más para una excursión en kayak de varias semanas, para no tener que ir cuando el agua esté mala.

No te limites a dividir la distancia total en tramos de igual longitud y asignarlos a los distintos días, ya que de lo contrario tendrás que salir al agua incluso con mal tiempo. Pero incluso si este es el caso, los que todavía están muy atrasados pueden, por supuesto, recuperar la distancia bajo la lluvia con el equipo adecuado.

Conclusión

En los recorridos más largos, los kayakistas alcanzan una velocidad media de 5 kilómetros por hora. Factores como la experiencia con el equipo deportivo, la forma física, el kayak y el clima influyen en esta velocidad. Los principiantes suelen ir a 3 ó 4 km/h. Los remeros experimentados, en cambio, pueden mantener una velocidad de 6 a 7 km/h o más.


Fuentes

[1] https://www.wetterkontor.de/de/bft_tabelle.html

El equipo de redacción de Wellenliebe.de está formado por verdaderos aficionados a los deportes acuáticos. Desde kayakistas, marineros y buceadores hasta remadores de pie, (casi) todos los deportes acuáticos están representados. Nuestros contenidos se han leído millones de veces y han sido recogidos por muchos periódicos.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments